Universidad Anáhuac Mayab

Influencia de los padres en el rendimiento escolar de sus hijos.

Publicado en: 06 de Marzo de 2008

 Influencia de los padres en el rendimiento escolar de sus hijos.

Marcos Gesiel Jiménez Villacís

 

Son varias las causas que influyen en el bajo rendimiento escolar en niños de preescolar y de primaria. Los padres son piezas fundamentales para que sus hijos alcancen un aprovechamiento deseable en las aulas. Los conflictos familiares, el trabajo y la falta de motivación y preparación que existe entre los padres, impide obtener resultados satisfactorios en los estudiantes. La orientación profesional dirigida a los padres es una necesidad para combatir el bajo rendimiento en los niños de las zonas rurales como es el caso de comunidades del interior de Yucatán.

 

El hogar, es sin duda la primera escuela del ser humano donde adquiere sus primeras nociones de la vida, se inculcan los valores y preparan un camino para que el niño se enfrente con los retos escolares de su infancia y de su vida entera. Pero existen diferencias bien marcadas en la condición de vida de las familias con un nivel socioeconómico mejor establecido.  Estas condiciones de vida, se ve reflejada en la relación de los padres hacia los hijos y éstos a su vez, la reflejan en su rendimiento académico. Cuando los padres se ocupan más en la búsqueda de recursos económicos o quehaceres de la casa y abandonan un tiempo para platicar y ayudar a sus hijos en las cuestiones escolares.

La escasa conciliación existente hoy día entre la vida laboral y familiar lleva a que muchos niños pasen el resto del día viendo la tele, jugando con sus amigos o haciendo sus tareas sin la supervisión de un adulto. Las acciones y actitudes de los padres tienden a revelarse en la conducta y aprovechamiento de sus hijos en la escuela. Si bien el rendimiento escolar de los niños depende de muchos factores como la relación con sus compañeros, la preparación de sus profesores para enseñarlos adecuadamente, el ambiente familiar juega un papel de suma importancia en este sentido

Al conocer los factores familiares que rodean al niño, es posible tener los elementos suficientes para orientar a los padres adecuadamente y así facilitar el desempeño de sus hijos en la escuela y abrirle las puertas para alcanzar las metas que se tracen en la vida. El hogar es una institución natural que requiere de la dirección de los padres para orientar a sus hijos, y éstos a su vez, requieren de un orientador profesional que los apoye en la dirección familiar.

 

La educación del hombre es la base para lograr una sociedad sólida y bien preparada en todos los ámbitos de la vida de nuestra era. Si bien para educar no es suficiente, ni necesario asistir a las instituciones educativas, éstas proveen un apoyo invaluable en la preparación de los seres humanos para ser hombres de provecho y de bien hacia los demás. Los padres son los primeros educadores de sus hijos y, en función de su acción educativa necesitan, con frecuencia, ayuda orientadora. Esta afirmación conlleva a considerar que los padres no sólo tienen la función de proveedores sino también la función de educadores.  La adecuada dirección de los padres de esta institución natura, tendrá como resultado, hijos responsables capaces de tomar buenas decisiones en sus vidas y en su futuro ambiente laboral.

 

La mayor parte de la conducta humana se aprende por observación, ello permite a las personas ampliar sus conocimientos y habilidades en base a la información manifestada y protagonizada por los demás. En el hogar se presentan diferentes situaciones que ponen en evidencia a los hijos, las características de sus padres debido a que muchos de ellos viven bajo el mismo techo. Los conflictos familiares como el divorcio, abandono del hogar, violencia familia, pobreza, entre otros, influye en los niños quienes observan estas situaciones en sus padres. Si los padres no tienen ningún interés porque sus niños estudien, mucho tendrán pocas probabilidades de tener un desempeño sobresaliente. Si bien los niños son observadores de sus padres, cabe señalar que los niños también tienen a sus compañeros y maestros en quienes también pueden tomarlos como ejemplos, no obstante, el modelo del padre y de la madre juega un papel relevante en el entorno familiar.

 

La mujer, le han sido asignados, a través de la cultura, diversos papeles que cumplir en la sociedad. Se han establecido formas de cómo deben comportarse frente a una situación especial,  se le ha asignado el papel de ser madre, esposa, ama de casa, enfermera y educadora, entre otros muchos roles que desempeña.  Sin embargo, la mujer cumplen una serie de roles específicos que surgen a partir del ocupación de las expectativas culturales asignadas; a la mujer se le ha atribuido desde lo biológico la responsabilidad de brindarle afecto a los hijos basadas en las características funcionales únicas como la maternidad. La mujer en su rol de madre trae consigo una serie de comportamientos encaminados a cumplir funciones del hogar relacionado con actividades de los hijos. Esto le permite tener mayor acercamiento y manifestaciones de afecto a los hijos mismas que pueden influir en su comportamiento, motivación y actitudes en el ambiente escolar. Aún cuando la madre pasa más tiempo con sus hijos, muchas de las madres no tienen los conocimientos para ayudar a sus hijos debido a que en muchas de las ocasiones ni siquiera terminaron su educación básica. Otras mamás tienen más de 3 niños menores de 6 años y están demasiado ocupadas en las labores domésticas por lo cual el tiempo que le dedican a sus hijos son mínimas. 

 

El rol del padre ha ido cambiando a lo largo de los años y ha estado ligado a los cambios y transformaciones por los cuales ha atravesado la familia. Antes,  existía la familia patriarcal en la cual la autoridad recaía sobre el padre quién tenía derechos casi absolutos no sólo sobre la mujer sino también sobre los hijos, la herencia y la descendencia. El varón de la sociedad patriarcal ejercía su rol de padre de manera tradicional, era un hombre de bien, responsable, sin vacilaciones en relación con el bien y el mal, terco, incansable hasta sus últimos días.  En la actualidad aunque sigue subsistiendo de este modelo patriarcal en la familia, se observa un cambio en el rol del padre ocasionado principalmente por el ingreso, cada vez mayor de la mujer al mundo laboral, situación que cambia la dinámica al interior del hogar.  

En la actualidad, el hombre va adoptando nuevos roles que antes sólo tenía la mujer. Esto se debe a que la madre se ha involucrado en otras actividades que en otros tiempos no eran consideradas como propias de las mujeres como es el caso de desempeñar un puesto laboral para cubrir con los gastos de la familia. Para que los infantes sean hombres de provecho y de bien para la sociedad, es necesario que tanto la mujer como el hombre tengan el rol de educadores, de directores que provean una atmósfera apropiada para sus educandos: sus propios hijos.

 

La vida laboral tiene un impacto en los roles familiares, se dan ciertos cambios en los que las tareas familiares deben redistribuirse, el esposo y los hijos participan en oficios que tradicionalmente no ejercían, así como también muchas tareas se dejan de realizar. Muchos de estos niños son menores de 12 años y no tienen tiempo de hacer sus tareas de la escuela debido a que después de llegar de clases, almuerzan y después su papá los lleva al trabajo.

Aún cuando el trabajo es necesario para sobrevivir, su exceso se constituye en un factor que afecta notoriamente la dinámica de la familia, lo cual hace que tanto hombres como mujeres permanezcan alejados del hogar, descuidando sus funciones al interior de éste.  Entre las funciones de los padres está precisamente en orientar a sus hijos en las situaciones escolares para que éstos tengan un rendimiento aceptable en su escuela. Es evidente que la actividad laboral del niño tiene un efecto muy claro sobre el desempeño académico en la medida en que el niño que trabaja dispone de menos tiempo para las tareas, para estudiar, para jugar y además, genera un desgaste físico que puede repercutir tanto en el tiempo necesario para descansar como en la atención que pueda poner durante las horas de escuela.

Problemas de los padres

En el seno familiar son muchas las situaciones problemáticas con las se enfrentan sus integrantes, principalmente los padres quienes son los que encabezan porvenir de la familia. Existen importantes diferencias entre hijos de familias divorciadas e intactas: los segundos tienen menor ausentismo, mayor popularidad y menores problemas en cuestiones de lecturas y matemáticas. Los hijos que viven con una madre  divorciada repiten un curso en el colegio, más de lo hacen los que viven con una madre soltera o con su madre y un padrastro. En el caso de un menor de familia intacta este porcentaje desciende. Aquellos con familia disfuncional (con o sin padrastro) tienen muchas más probabilidad que los que viven con ambos padres biológicos de ser expulsados del colegio o suspendidos. En familias uniparentales el soporte  familiar para el aprendizaje del estudiante es menor que en familias donde están ambos padres presentes.

 

            La violencia familiar es un tema muy sonado y conocido en nuestro estado. Todos los días se muestran en los periódicos locales, casos de familiares con problemas de violencia familiar. El esposo maltrata a su esposa y a sus hijos principalmente debido al alcohol, a las drogas y otros muchos factores. El niño adopta en su conducta los modelos que observa en su entorno independientemente si son sus padres, sus amigos o sus maestros.  Muchos de estos reflejan una conducta inapropiada cuando asisten a la escuela,  se vuelven rebeldes, agresivos debido a la acción de los progenitores en el trato que se da en el ambiente familiar. El trato entre esposos y el trato entre padres e hijos tiene una influencia notable en el desempeño escolar del estudiante. En estos casos se debe dar una orientación a los padres para se elimine esta cadena de eventos que pueden influir en un futuro en los hijos de sus hijos.

 

Los profesores no son los únicos adultos que influyen de manera positiva en los niños dentro del colegio. La vinculación de los padres mejora el resultado escolar de los pequeños y sus puntajes en CI y pruebas de logros, al igual que su conducta y actitud hacia la escuela; además, esto conduce a mejorar las instituciones. Los padres que tiene la motivación por educar a sus niños, obtienen logros, realizan actividades específicas, acostumbran leerles, charlar con ellos y lo más importante, dedican tiempo para escucharlos. Pero sucede que los padres se dedican a otras actividades y ocupan a sus niños en el trabajo, en ver programas de televisión sin la supervisión de un adulto y en el peor de los casos, los dejan solos en la casa mientras ellos salen a trabajar. Algunos padres piensan que hacen de su parte con proveer útiles escolares y un lugar adecuado para estudiar.  Aunque estas condiciones son un apoyo importante para el niño, es necesario que los padres insisten en cumplir horarios para comer, dormir y hacer las tareas escolares; se aseguran que los niños cumplan con las metas del plantel; controlen cuánta televisión ven sus hijos y que hacen después de salir del colegio. Esto sólo se logra cuando los padres demuestran interés en charlar acerca de los sucesos escolares y también sobre los problemas de triunfos de los niños. Los factores socioafectivos y la motivación inciden en el aprendizaje. Por lo tanto, la motivación a los padres es una tarea de los orientadores de alumnos de educación primaria y preescolar. El hecho de orientar a los padres no significa que se logre una participación activa por parte de los niños, pero al menos podemos tener la certeza de disminuir el bajo rendimiento académico.

 

La orientación es el factor común de un conjunto de profesiones de ayuda; el término orientar significa ofrecer una ayuda. Cuando se habla de orientación en la educación, se considera orientación profesional. Ésta es el proceso de ayuda a un sujeto para que llegue al suficiente conocimiento de sí mismo y del mundo, de entorno que le haga capaz de resolver los problemas de su vida. La orientación familiar es un servicio de ayuda a los responsables de las familias, a fin de mejorar en su capacidad de proyecto; descubrir, delimitar y resolver problemas familiares; en la dirección de los saberes necesarios para llevar a cabo su acción educativa y su acción directiva.

La orientación es una reciente profesión de ayuda, con pocos profesionales todavía, y con una clientela prisionera de lo urgente y de lo gravemente deteriorado. La importancia de la orientación a padres es prever situaciones que puedan ayudar al desempeño escolar de los niños. Aún cuando existen situaciones fuera del alcance de las familias y del orientador, es necesaria y requiere de personas preparadas y con experiencia de campo. Los padres requieren de orientación para preparar a sus hijos en todos los aspectos de la vida.  La educación es una tarea que empieza por la casa y por medio de los padres

 

El niño es un vivo reflejo de lo que vive en su casa, que transmite en sus actos y en su desempeño académico. Los padres influyen en gran medida en la actitud de sus hijos debido a que ven en ellos un modelo a quien seguir. Muchos de los padres de las zonas rurales tienen vicios que afecta el trato con su familia y como consecuencia en la conducta y motivación de sus hijos.  Las madres, al dedicar mucho tiempo al trabajo domestico, descuidan parcialmente las cuestiones escolares. Aún cuando el aumento de la participación de la mujer en el mercado laboral le ha generado algunos beneficios, la escasa participación del hombre en las actividades domésticas, provoca que la mujer tenga poco tiempo en la atención a sus hijos para apoyarlos en sus estudios. Los padres deberían trabajar en forma estrecha con sus hijos en tareas escolares. Los problemas familiares influyen en la conducta de los niños acarreando bajo rendimiento en sus estudios. Los padres requieren de orientadores expertos en el área para conciliar las situaciones familiares con las actividades escolares.  

 

Bandura, A. (1977). Social Learning Theory. Englewood Cliffs: Prentice Hall.

Bee, H. & Bjorklund, B. (2000). The Journey of Adulthood. 4a Edition. EE.UU : Prentice Hall, 2000.

D'Agostino, F. (1991). Elementos para una filosofía  de la familia. Madrid: Rialp.

Henderson, A. (1987) The evidence continues to grow.  National Committee for Citizens in Education.

Oliveros, O. (1996). La creatividad en la orientación familiar. España: EUNSA.

Paez Morales, G. (1984). Sociología de la familia. Bogotá : Universidad de Santo Tomás.

Marcos Gesiel Jiménez Villacís es Maestro en Enseñanza Efectiva egresado de la Universidad del Mayab. Fue Profesor de Tiempo Completo en la Universidad Tecnológica Regional del Sur en la carrera de Tecnologías de la Información y Comunicación. Actualmente es integrante del cuerpo académico (en formación) de Innovación Tecnológica.   

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 
CC BY-NC-ND

Universidad Anáhuac Mayab

Carretera Mérida Progreso Km. 15.5 AP. 96
Cordemex, CP. 97310 Mérida, Yucatán, México
Tel. (999) 942 48 00 con 5 líneas
Fax (999) 942 48 07
Del interior sin costo 01 800 012 0150
Términos y condiciones de uso | Aviso de privacidad

© 1984 - 2014 Universidad Anáhuac Mayab